La certificación participativa

Mucha gente cree que los productos ecológicos deben llevar siempre el sello que los certifique como tales y, si no lo llevan, puede que no sean ecológicos y supongan una estafa para el consumidor. Los grupos de consumo colaborativo basan su funcionamiento en algo tan maravilloso como la confianza mutua entre consumidores y productores. A mi entender, la confianza es una herramienta imprescindible para los negocios del futuro. La economía colaborativa se fundamenta en ella y crece en función de su honesta aplicación. Cada día surgen nuevas actividades encuadradas dentro de la economía colaborativa que requieren la confianza para poder desarrollarse (alquiler de coches particulares, de bicicletas, venta de comida preparada etc etc).

El artículo se publicó en el blog ” Grupos de consumo agroecológico” y es una iniciativa de la RAL (Red de Agroecología de Lavapiés).

Desde la RAL (Red Agroecológica de Lavapiés), hemos impulsado un espacio de trabajo para poner en marcha en Madrid un grupo de Certificación Participativa.

De momento solo se han realizado un par de encuentros, pero en ambos la afluencia llenó el espacio y resultaron productivos : )

Por eso, he creado un espacio propio para este apartado, que estará siempre visible en la columna derecha, en ‘Herramientas’.

El proceso sigue en marcha y está abierto a nuevas incorporaciones y aportaciones. Están participando tanto grupos de consumo, como productores y particulares interesad@s. En este mismo blog iremos colgando las convocatorias de los próximos encuentros, así como sus respectivas actas.

¿QUÉ ES LA CERTIFICACIÓN PARTICIPATIVA?

Sabemos que hay much@s productor@s que no pueden (sobre todo por cuestiones económicas y de tiempo -burocráticas-) y/o no quieren (por cuestiones socio-políticas) conseguir una certificación “oficial-legal” ecológica para sus productos. Por eso, hace tiempo que existe este concepto de la certificación participativa, que viene a ser un sistema de mutuo acuerdo y de confianza establecido entre el/la productor/a y sus consumidor@s para “certificar” que los productos son ecológicos, dentro de unos parámetros establecidos de mutuo acuerdo entre las 2 partes. En estos parámetros normalmente se tienen en cuenta otros factores además de lo ecológico, como las condiciones laborales y de los animales si los hubiera, la implicación social del proyecto (desarrollo rural, integración, mujer, educación…), etc.

Es por tanto una certificación por segunda parte (estamentos no oficiales) llevada a cabo por personas voluntarias (productoras y consumidoras) involucradas en la iniciativa de agricultura de responsabilidad compartida.Un ejemplo.

Desde la RAL, nos gustaría poner en marcha este modelo en Madrid, pero de forma colectiva, entre los distintos grupos de consumo y productores, por eso os invitamos a participar.

También puedes ver esta presentación que usó Alicia para explicar el concepto.

¿Más información sobre economía colaborativa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s